Agosto 2016

New Melleray Abbey East Side

Vacaciones

¿Los monjes se van de vacaciones? Algunas personas piensan que los monjes están siempre de vacaciones. No parece que los monjes se rompen el cuello con un exceso de trabajo, y por lo general viven en un ambiente muy agradable como los monjes de Nueva Melleray quienes viven rodeados por una gran cantidad de naturaleza y aire fresco. Hay algo de verdad en la idea de que los monjes están siempre de vacaciones. La palabra vacación viene del verbo latino vaco que significa ser inactivo, estar desocupado - “vacante." Cuando la gente toma vacaciones de verano su intención es pasar algún tiempo no ocupado con su trabajo habitual, y estar libres de ciertas responsabilidades, e incluso para disfrutar un poco de la pereza. Las vacaciones son un tiempo vacío tallado fuera de su vida. La mayoría de las personas se forjan este tiempo vacío para que puedan rellenarlo con algo realmente especial, como pasar más tiempo con personas que aman o viajar a un nuevo ambiente, sea uno de los parques nacionales o incluso en otro país. Los monjes no se van de vacaciones en ese sentido. Pero el hecho es que toda la vida de un monje es un espacio vacío que San Bernardo describe con las frases aparentemente contradictorias, negotio otiosum y otio negotiosum, actividad ociosa y el ocio activo. La vida del monje es un vacío que él espera llenar con el amor de Dios y el amor al prójimo: la experiencia y la aceptación del amor de Dios para él, y su salir de sí mismo para amar a su vecino en humilde servicio, disponibilidad, y la oración continua. Un peligro real, contra el que un monje tiene que estar en guardia, es el peligro de llenar su vacío con todo tipo de ajetreo y preocupaciones innecesarias, proyectos y compromisos que son en realidad sólo un escaper del santo vacío de amor al cuál está llamado. Sin embargo, nuestros empleados y voluntarios no son monjes. Necesitan y merecen las vacaciones, y los apoyamos en su amor de verano, ocio, diversión, viajes, y la pura pereza.

Fr. Mark

 

Author: Fr. Mark Scott

Tags: Vacaciones

This simple communication is one way for me as abbot of New Melleray Abbey to communicate with the abbey’s employees and volunteers. My intention is to give our stakeholders some idea of the values and lifestyle of the monks and to share things that I have found worthwhile, thoughtful, and/or humorous. It is hoped that this sharing from the abbot will strengthen the bonds of partnership and collaboration between the monastic community and our extended community of employees and volunteers.

Fr. Mark

Abbot