Diciembre 2015

La Paz

Cada noche en el monasterio, antes de acostarse, los monjes se reúnen por la última vez para cantar las alabanzas de Dios. Entonces el abad dice estas palabras del santo Simeón en el Evangelio de San Lucas: "Ahora, Señor, deja que tus siervos vayan en paz." Siempre estoy tan emocionado y muy agradecido de poder expresar ese deseo en nombre de mis hermanos. También es nuestro deseo para todos ustedes y para todo el mundo. Deseamos que todo el mundo pudiera vivir con la paz de una buena conciencia, en la paz que viene de hacer la cosa justa, la paz que viene de estar perdonado y que pide perdón. Queremos que todo el mundo estuviera libre de las personas que le deseen daño. Deseamos que todos tuvieran la seguridad financiera para ellos mismos y para sus familias de una manera sencilla y sin pretensiones de la vida, que tuvieran lo suficiente, pero no tanto que otros se desanimen o estén privados. La paz viene de no hacer daño, y, aún más, de hacer lo bueno. Y hacer lo bueno no cuesta nada. Nada se te pierde cuando haces lo bueno a álguien. Sólo ganas en tranquilidad. Esta fiesta de Navidad, los monjes desean a todos ustedes la paz. Recordemos la vieja canción, "Que haya paz en la tierra, y que empiece conmigo."

Fr Mark

Pelicula

It's a Wonderful Life (1946) 

Esta obra maestra de Frank Capra todavía tiene mucho que decir sobre el espíritu de comunidad y es una película con mucho más a ella que el sentimentalismo de sentirse bien. Con el paso de los años la película ha adquirido el estado de un clásico de culto para Navidad. La película recuerda a cada uno de nosotros que todos hacemos contribuciones a las personas que nos rodean, las contribuciones que nosotros mismos no se nos damos cuenta.

Author: Fr. Mark Scott

Tags: Navidad, la paz, Santo Simeón, It's a Wonderful Life

This simple communication is one way for me as abbot of New Melleray Abbey to communicate with the abbey’s employees and volunteers. My intention is to give our stakeholders some idea of the values and lifestyle of the monks and to share things that I have found worthwhile, thoughtful, and/or humorous. It is hoped that this sharing from the abbot will strengthen the bonds of partnership and collaboration between the monastic community and our extended community of employees and volunteers.

Fr. Mark

Abbot