Enero 2017

Statue of Our Lady at New Melleray Abbey

La no-violencia

Hace cincuenta años, en 1966, el Papa Pablo VI inauguró el Día Mundial de la Paz. El Día de la Paz se ha observado el 1 de enero de cada año desde entonces. Algunas semanas antes del 1 de enero, el Papa emite un mensaje en el que se indica el tema del próximo Día Mundial de la Paz. El tema de este año es "La no violencia: un estilo de política para la paz". Como si fuera por señal, un pistolero en Estambul mató a casi 40 personas en la celebración de Año Nuevo y el 1 de enero el líder de Corea del Norte anunció la habilidad de su país de lanzar un misil nuclear que podría llegar a Norteamérica. A pesar de todo, el Papa Francisco no retiró y ciertamente no retractará las palabras de su mensaje: Que la no violencia se trasforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas.La violencia tiene su origen en el corazón humano. Así que la no-violencia comienza con cada persona. Los monjes también tienen corazones. Mucho de la vida de un monje es simplemente el descubrimiento de siempre nuevas formas de violencia en su corazón. Es un descubrimiento aterrador. Pero San Benito, que escribió la Regla que los monjes siguen, fue tan honesto acerca de la realidad de la violencia, que incluyó una palabra, el tercero al último capítulo, contra los monjes golpeándose unos a otros (RB 70). Dijo eso porque sabía que a veces podía suceder. La no-violencia no es fácil y tiene incluso sus costos. San Benito también dice: "No hagáis daño, sino soportad pacientemente lo que sucede" (RB 4). De hecho, como bien sabe cualquiera que ha intentado esto, tratar de vivir de manera no-violenta se siente como hacerse violencia a si mismo. Sin embargo, al final, la persona no-violenta tiene una conciencia feliz, y sus enemigos son sus amigos porque los ama.

Fr. Mark

Mr. Blue, Myles Connolly, with an Introduction and Notes by Stephen Mirarchi

Libro

Mr. Blue, Myles Connolly, with an Introduction and Notes by Stephen Mirarchi.

El mensaje del libro es simple. La consumación de la alegría viene de la ofrenda total a Dios y al prójimo y todo en la creación participa en la gloria de Dios. Mr. Blue nos recuerda que los santos no se hacen en un día solo, que no hay un camino único para la santidad. La convicción del autor es que cada cosa creada puede ser una ayuda en el camino del ascenso cristiano. A lo largo del libro vemos a los protagonistas luchando por discernir qué espíritus están actuando sobre ellos, y qué rechazar y aceptar. En un pasaje, el narrador observa cómo Blue se acercó a los "derelicts" que otros consideraban "wastrels". El punto de Connolly es que Blue veía a Cristo en aquellos que fácilmente pasamos por alto o despreciamos - no porque no los miremos sino simplemente por nuestra propia preocupación, como el rico con el pobre Lázaro en su puerta. Mr. Blue es el producto de una mente viva y poderosa, empapada en el amor a las bellas artes, con vistas a su poder para atraernos a la intimidad con Dios y con el prójimo.

 

 

Author: Fr. Mark Scott

Tags: La no-violencia, Mr. Blue, Myles Connolly

This simple communication is one way for me as abbot of New Melleray Abbey to communicate with the abbey’s employees and volunteers. My intention is to give our stakeholders some idea of the values and lifestyle of the monks and to share things that I have found worthwhile, thoughtful, and/or humorous. It is hoped that this sharing from the abbot will strengthen the bonds of partnership and collaboration between the monastic community and our extended community of employees and volunteers.

Fr. Mark

Abbot