Febrero 2017

Cistercian Cowls

PreDawn at New Melleray 

Corazon de Primavera

El tiempo de Cuaresma empieza en lo que se llama el Miércoles de Ceniza. Por lo general, el Miércoles de Ceniza caie en febrero y las seis semanas de Cuaresma coinciden, en el hemisferio norte, con el final del invierno y el comienzo de la primavera. La palabra inglés, Lent, de hecho, significa primavera, y así, mientras que la Cuaresma está marcada por una cierta austeridad en el estilo de vida, el sentimiento subyacente de la Cuaresma es esperanza, vida nueva, salir de la oscuridad a la luz. Monjes ya viven lo que la mayoría de la gente llamaría un estilo de vida austero. San Benito en su Regla dice que toda la vida de un monje debe tener una calidad de Cuaresma al respecto. Durante los 40 días de Cuaresma, sin embargo, hay un ligero aumentarse de cosas como el ayuno, la oración, el silencio, y la abstención de las distracciones como leer el periódico y la navegación de Internet. Algunas personas podrían pensar que monjes son masoquistas y que les gusta castigarse a sí mismos. De hecho, puede haber algunos monjes que entienden su vida como una especie de auto-castigo. Pero en realidad, esta vida de sencillez y leve austeridad es una vía hacia la libertad. Libertad de qué? La libertad de tus compulsiones, la libertad de identificarte a tí mismo con lo que haces o lo que tienes, la libertad de juicio severo de los demás. O, visto de otra manera, la libertad para servir y amar, la libertad para entrar en la luz con un paso ligero y el corazón iluminado.

Fr. Mark

 

 

Author: Fr. Mark Scott

Tags: Lent

This simple communication is one way for me as abbot of New Melleray Abbey to communicate with the abbey’s employees and volunteers. My intention is to give our stakeholders some idea of the values and lifestyle of the monks and to share things that I have found worthwhile, thoughtful, and/or humorous. It is hoped that this sharing from the abbot will strengthen the bonds of partnership and collaboration between the monastic community and our extended community of employees and volunteers.

Fr. Mark

Abbot