Mayo 2016

New Melleray Abbey Church

Blossoms at New Melleray

La Humilidad

La humildad es la verdad. La humildad está en representarse a sí mismo como realmente lo eres, ni inflado ni encogido. El reto para la mayoría de nosotros está ahí: ¿cómo saber a nosotros mismos como somos en realidad? La mayoría de nosotros estamos atrapados en algún lugar entre la personalidad surrealista fabricada de Lady Gaga y la más cobarde de Woody Allen. Cuando estamos siendo Lady Gaga estamos por lo general buscando compensación por un autoestima no más alto que la rodilla de un saltamontes. Cuando estamos siendo Woody Allen somos simplemente demasiados convencidos de nuestra falta de valor, incluso hasta tartar de de compensar. La verdad, sin embargo, se encuentra en algún lugar entre los dos; o más bien, la verdad de lo que realmente somos no tiene nada que ver con nuestra LG o nuestra WA pero sólo con los ojos amorosos del Creador-Dios que nos hizo una delicia y preciosos en sus ojos. La humildad es aceptar sin vergüenza o disculpa de que somos amados por Dios y comportarnos en el mundo en consecuencia, lo que significa que sólo para ver y tratar a los demás como personas ellos mismos amadas por Dios, porque Dios no tiene favoritos. La humildad es vivir de una dignidad que no es obra nuestra ni el resultado de la adulación de los demás, pero es un regalo de la Mirada amante de Otro. La persona humilde nunca se pregunta: "¿Qué hay para mí?" sino, "¿Cómo puedo ayudarte?" Todos conocemos a personas humildes y algunos de nosotros somos humildes. Es una posibilidad real para que cada uno sea humilde: no tomar el primer lugar y no se toma el último lugar, sino sea elujier que guia a los demás a sus asientos.

Fr. Mark

 

Books

Books

Frans De Waal, Are We Smart Enough to Know How Smart Animals Are? 2016. The author tells us that it takes human ingenuity and respect to comprehend the level of intelligence of an animal. In example after example, he entertainingly demonstrates how researchers with those qualities have revealed surprising things about animal cognition and the porousness of the wall between human and animal cognition. First, for the nonscientist, the author provides some background on scientific thinking about animal behavior, putting paid to the bygone notion that animals are simply stimulus-response mechanisms or are solely driven by genetically endowed instincts. In recent years, scientists have begun to recognize the many surprising abilities of animals. Most of the examples are of primates, but elephants, octopuses, squirrels, and magpies are among the many other animals to appear in these pages. We see many animals both in the wild and in captivity solving challenging problems, planning future actions, having better-than-human memories, making and handling tools, communicating, and demonstrating empathy and cooperation. De Waal is persuasive in arguing that the difference between the cognition of the human and those of other animals is one of degree, not of kind, and the clarity of his writing makes for a highly readable book. A welcome bonus is the inclusion of rather charming, simple drawings by the author that give the essence of an activity better than a photograph might. For general readers, there is a helpful glossary, and for those who want more details about the research cited, there is an extensive bibliography. After this edifying book, a trip to the zoo may never be the same.

En los últimos años, los científicos han comenzado a reconocer las muchas capacidades sorprendentes de animales. La mayoría de los ejemplos son de los primates, pero los elefantes, los pulpos, ardillas, y urracas se encuentran entre los muchos otros animales que aparecen en estas páginas. Vemos muchos animales, tanto en la naturaleza como en cautiverio resolver problemas difíciles, hacer planes, con mejores recuerdos que los humanos, tomar decisions, y manejar las herramientas, comunicarse, y demostrar la empatía y la cooperación.

Author: Fr. Mark Scott

Tags: La Humilidad, Are We Smart Enough to Know How Smart Animals Are?, Frans De Waal

This simple communication is one way for me as abbot of New Melleray Abbey to communicate with the abbey’s employees and volunteers. My intention is to give our stakeholders some idea of the values and lifestyle of the monks and to share things that I have found worthwhile, thoughtful, and/or humorous. It is hoped that this sharing from the abbot will strengthen the bonds of partnership and collaboration between the monastic community and our extended community of employees and volunteers.

Fr. Mark

Abbot