Noviembre 2016

 

Acción de Gracias

Una acción de gracias es un modo de orar. El Día de Acción de Gracias, entonces, es un día nacional de oración. Incluso los ateos oran cuando dan gracias en una manera o otra. Cualquier expresión real de gratitud pone de manifiesto una creencia en algo más allá de nosotros mismos, una creencia en algo que la religión tradicional denomina <Dios>. Se dice que en el día antes del Día de Acción de Gracias 48,000,000 americanos están viajando. Ellos van a sus hogares—como a un santuario o una iglesia, para unirse con sus familiares en el Día de Acción de Gracias. Cuarenta y ocho millones de viajeros: que todavía es corto por un tercio de los sesenta y cinco millones de refugiados en el mundo. Los refugiados también son viajeros, pero sin algún lugar adonde ir y cuya oración es la desesperación. Se añaden a estes 65,000,000 los millones de desamparados urbanos y rurales en nuestra nación. Si 48 millones de estadounidenses viajan a casa, también hay cientos y tal vez miles de otros que salen a dar la bienvenida y a servir a los sin techo ya alimentar a los hambrientos. Nuestra fiesta nacional no es todo pastel de calabaza. En un día como el Día de Acción de Gracias vemos nuestra belleza y también nuestra fealdad, nuestros éxitos y nuestros fracasos, la esperanza de la prosperidad y el hecho de la degradación, las obras de misericordia y los efectos de la codicia. El Día de Acción de Gracias es una respuesta a la misericordia. San Bernardo dice que la acción de gracias es la forma la más alta de la oración: la más alta, así que la más preciosa, la más preciosa porque la más rara. Dar gracias por una misericordia demostrada has recibido la misericordia. Pero para recibir misericordia tenemos que admitir nuestra necesidad de ella. Pero para admitir nuestra necesidad de misericordia necesitamos la humildad. Acción de gracias es raro, entonces, debido a la barrera de nuestro orgullo. El Día de Acción de Gracias nos invita a la oración, nos llama a la misericordia, desafía nuestro orgullo, y nos anima a ser humildes. "¡Qué triste, dice el Papa Francisco, cuando permanecemos encerrados en nosotros mismos, incapaces de dar gracias!" Para nuestros empleados y voluntarios, los monjes de Nuevo Melleray estamos verdaderamente agradecidos por su colaboración en nuestros ministerios de misericordia.

Fr. Mark

Frederick Law Olmstead: Plans and Views of Public Parks

Libro

Frederick Law Olmstead: Plans and Views of Public Parks, ed. Charles J. Beveridge, Johns Hopkins U. Press, 2015.

 

 

Author: Fr. Mark Scott

Tags: Acción de Gracias, Frederick Law Olmstead

This simple communication is one way for me as abbot of New Melleray Abbey to communicate with the abbey’s employees and volunteers. My intention is to give our stakeholders some idea of the values and lifestyle of the monks and to share things that I have found worthwhile, thoughtful, and/or humorous. It is hoped that this sharing from the abbot will strengthen the bonds of partnership and collaboration between the monastic community and our extended community of employees and volunteers.

Fr. Mark

Abbot